5 Parques Naturales para visitar en Alicante

Disfrutar de la naturaleza no entiende ni de fechas ni de estaciones, ni siquiera de economía, y desde luego es una alternativa saludable y respetuosa con el medio ambiente que podemos introducir en nuestros viajes para, además de disfrutar de paisajes de postal, conocer de primera mano la naturaleza que nos envuelve.

Con este post nos acercamos a una de las provincias con más territorio montañoso del país, Alicante. Cuenta con interesantes sierras, tanto de interior como de litoral, consideradas parajes de reserva natural. ¿Quieres conocerlos?

1. Serra de Mariola

Este parque, que comprende más de 17.200 hectáreas, se sitúa entre las comarcas de la Hoya de Alcoy, el Comtat y la Vall d’Albaida. Aunque goza de un clima típicamente mediterráneo, no os fiéis y abrigaros mucho porque os podéis encontrar con alguna que otra nevada en estas fechas, sobre todo en sus puntos más altos.

Alberga, además, una gran variedad de especies animales y plantas que no dejará de sorprenderos si os lanzáis a realizar alguna de las numerosas rutas que ofrece la zona. Por ejemplo, la ruta de las Cavas, que parte desde el área recreativa del Convento de Agres pasando por el Barranc de l’Assut hasta llegar a la cima donde se sitúa el pico de Montcabrer -el tercero más alto de la provincia- y sus históricas cavas. Desde este enclave no podréis dejar de admirar la belleza de las comarcas que se extienden hasta alcanzar el mar.
Por otro lado, también está la ruta Camino de aguas, un itinerario sin complicaciones que transcurre por el tramo alto del río Vinalopó y que, además, conserva restos de antiguas fábricas y molinos.

Ya por último, para terminar con esta zona, una buena opción es la ruta histórica por las tierras de El Comtat, que se inicia en el Palau Comtal de estilo gótico-renacentista de la localidad de Cocentaina, pasando por La Creu y llegando hasta el área recreativa de Santa Bárbara, desde donde podréis contemplar el castillo de Cocentaina que se alza majestuoso en lo alto de la colina conocida como “La Penyeta Blanca” y que os servirá de referencia durante todo el camino hasta alcanzarlo.
¡Atreveos a poneros unas botas y descubrir estos tesoros!

Panorámica del Montcabrer nevado. Foto: Borja González Tormos (flickr: borjamuro).

Panorámica del Montcabrer nevado. Foto: Borja González Tormos (flickr: borjamuro).

2. Parque de la Font Roja

Además de albergar un Centro de Interpretación con exposiciones fotográficas y muestras biológicas de gran interés, entre otros tesoros, son fantásticas las rutas que se extienden y los rincones que se pueden descubrir en poco menos de 2.300 hectáreas de paraje mediterráneo.

Situado entre los términos municipales de Alcoy y de Ibi, el pico del Menejador, la Cova Gelada, el Santuario o el Alto de San Antonio, donde además durante el mes de enero son numerosos los congregados para celebrar San Antonio y preparar un almuerzo a base de embutido en un día de montaña, son puntos espectaculares que os enamorarán por las hermosas vistas y el aire limpio que se respira.

3. El Montgó

Declarado Parque Natural en 1987, destaca por sus más de 650 especies vegetales y alcanza el mar en el Cabo de San Antonio, donde aguarda la Reserva Natural a la que da nombre y que contiene unos fondos y una biodiversidad marina de importancia más que reconocida.

El Montgó. Foto: Alfredo Blanquer (flickr: Alfredo Blanquer -Konqueror-).

El Montgó. Foto: Alfredo Blanquer (flickr: Alfredo Blanquer -Konqueror-).

4. El Penyal d’Ifac

Es una de las imágenes más reconocidas del litoral alicantino. Pero este paraje, con 45 hectáreas protegidas situado en el término municipal de Calpe, no es solo una postal bonita que contemplar desde lejos, ¿por qué no adentrarse y conocer sus rincones?

Además, muy cerca encontraréis las Salinas de Calpe, una antigua laguna de más de 18 hectáreas de extensión, ahora más reducida por las arenas que, a lo largo del tiempo, han ido ganando territorio; y que actualmente están incluidas en el Catálogo de Zonas Húmedas de la Comunitat Valenciana.

Asimismo, no olvidéis pasearos por el impresionante Paseo Ecológico “Príncipe de Asturias” que bordea el Penyal por su cara oeste, ¡no os arrepentiréis!

5. Serra Gelada

Por último, este paraíso situado entre las bahías de Benidorm y Alfàs-Altea, se ha convertido en un ecosistema con un gran valor ecológico y medioambiental, sobre todo por su fondo marítimo -que conforma el 88% de las hectáreas protegidas-.

Además, está rodeada de patrimonio histórico y cultural que es imprescindible no perder de vista si decidís acercaros a esta zona tan pintoresca.

La Serra Gelada: Foto: ForestAlonso (flickr: ForestAlonso).

La Serra Gelada: Foto: ForestAlonso (flickr: ForestAlonso).

Recorrer las montañas no es solo una actividad para grandes deportistas, son numerosas las rutas que ofrecen paseos placenteros para disfrutar en familia o, simplemente, conseguir el máximo relax en un ambiente alejado del bullicio urbano donde conectar con nuestro lado más natural. Una combinación de mar y montaña: ¿puede haber unas vacaciones más completas y que, a su vez, aporten tanto bienestar?