Andorra diferente: Tres espacios que no te puedes perder

Andorra es sinónimo de compras y glamour, de esquí y encanto de otros tiempos. Sin embargo, este pequeño país es mucho más, y está dispuesto a demostrárselo a quienes se atrevan a salir de las rutas turísticas convencionales.

Si te animas a olvidarte de los mapas, Andorra te desvelará algunos sitios mágicos e incluso muy originales, sitios que ni siquiera sabías que existían. A continuación te desvelamos tres de nuestros lugares favoritos: El Palau de Gel, Caldea y El Museo de la Matrioshka. ¿Nos acompañas?

Palau de Gel: Hielo durante todo el año

No importa si el invierno aún no ha llegado, en el Palau de Gel de Andorra el hielo está presente en cualquier época del año. Durante el día podrás patinar en los 1.800 metros cuadrados de pista de hielo olímpica pero es por la noche cuando comienza la verdadera diversión. Podrás conducir un kart sobre el hielo, enrolarte en un Ice Làser Combat o simplemente convertirte en un espectador de los partidos de hockey y de waterpolo, estos últimos se celebran en la piscina climatizada. Cuando termine la diversión, nada mejor que detenerte a degustar alguna de las delicias locales en las cenas que ofrece su restaurante.

Demediterraning 3_J

Caldea: El lugar ideal para revitalizar mente y cuerpo

Visitar Andorra y no disfrutar de sus centros termales sería un pecado que seguramente no querrás cometer. Uno de los espacios más emblemático es Caldea, el centro termolúdico más grande del sur de Europa y uno de los primeros de su tipo en el mundo por esto existen varias opciones para aprovechar el alojamiento y el spa de Caldea que lo ofrecen todo organizado y permiten disfrutar del máximo relax. Cascadas, burbujas y corrientes te darán la bienvenida para permitirte disfrutar del agua como nunca antes. ya que en centro ocupa más de 30.000 metros cuadrados y ofrece diferentes rituales a través de los cuales podrás olvidar los problemas cotidianos y revitalizar tu cuerpo.

Museo de la Matrioshka: Un pedacito de Rusia en Andorra

Para encontrar un espacio lleno de las emblemáticas matrioshkas no necesitas recorrer miles de kilómetros hasta llegar a Rusia, en Andorra hay un museo dedicado a estas curiosas muñecas. Podrás encontrar ejemplares que fueron vendidos incluso antes de la II Guerra Mundial y, aunque no seas un experto en la temática, la visita no será en vano porque hallarás ejemplos preciosos hechos a mano que son verdaderas obras de arte. Como todo el espacio se recorre en menos de una hora, tendrás tiempo de sobra para recorrer otros museos muy singulares, como el Museo de las Maquetas, el Museo de Microminiaturas y el Museo del Perfume. ¡Tú eliges!

 

Foto: https://www.flickr.com/photos/castorcillo/887438441

 

Comments
  1. ViajesxelMundo |
    • Ana |