Berlin: capital de cultura, arte e historia europea

Berlín es uno de los destinos turísticos más cotizados de Europa: esto se debe al hecho que es una ciudad llena de cultura, arte e historia. Mucho de los turistas que van a Berlín, buscan los restos de una historia reciente que ha dejado una herida profunda en toda Europa durante la Segunda Guerra Mundial.

Hoy en día, se hallan restos de esta historia en casi toda la capital. Basta pasear por el centro, desde Potsdamer Platz hasta el Reichstag, pasando por trozos del muro (el Checkpoint Charlie es uno de los puestos de frontera que todavía se conservan en bueno estado) que siguen de pié, recordando no sólo una ciudad, sino un mundo dividido en dos; la Puerta de Brandeburgo es otro icono de la ciudad así como Alexander Platz y las avenidas que cruzan la ciudad. Peculiar es la Isla de los Museos, bañada por el río Spree y que se encuentra en el distrito Mitte de Berlín.

Puerta de Brandeburgo

Puerta de Brandeburgo

Aquí podemos visitar el Altes Museum, un edificio neo-clásico de 1920 diseñado por el arquitecto prusiano Karl Friedrich Schinkel; el Neues Museum y la Alte Nationalgalerie, donde se hallan lasobras de Arnold Böcklin y Caspar David Friedrich, entre otros; el Bode, que aparte alojar obras, tiene también un Münzkabinett, una colección de monedas; y finalmente el Pergamonmuseum.

Sin embargo, uno de los Museos-Archivos más peculiar es él de la Bauhaus, el grupo artístico que surgió en Berlín al principio del siglo pasado y también hemos de mencionar el Museo de Historia Natural y el Museo Judío. Lo bueno de Berlín es que funde coherentemente los espacios urbanos con los pulmones verdes en el perímetro ciudadano.

Prueba de esto son el Tiergarten, un parque inmenso, que se sitúa justo en el corazón de la capital europea y que antes estaba dedicado a la caza; y el Jardín Botánico, posiblemente uno de los más grandes de Europa que aparte tener una gran variedad de fauna tiene también una biblioteca especializada para los interesados y los estudiosos del tema.

En fin, es una ciudad hermosa que ha sabido utilizar su historia y sus recursos para salir adelante tras el desastre de la segunda guerra mundial y todo lo relacionado al holocausto y al nazismo, y que ahora es más bella que nunca. Su vida nocturna y la oferta cultural la convierten en la meca de los jóvenes y en una meta turística única, que por lo menos una vez en la vida cada uno de nosotros tendría que ver y disfrutar.

Entre las distintas ofertas de alojamiento en Berlín, aconsejamos que optes por una que se sitúe cerca del centro, para poder ir andando, o con los medios de transporte, a cualquier lado de la ciudad. Sobre todo, para gozar de los bares y restaurantes del centro de la ciudad, abiertos hasta tarde y para todos los gustos y paladares. No importa si eres más de jazz, de rock o de techno: la ciudad ofrece de todo. No te lo pienses más: visita Berlín en tus próximas vacaciones y sorpréndete delante de las maravillas de esta preciosa capital.