Cicloturismo en Holanda

La mejor forma de conocer las preciosas ciudades de Holanda es en bicicleta. Gracias a la cercanía entre las ciudades y el poco relieve del terreno, la bicicleta se ha convertido en el medio de transporte más utilizado por los holandeses y, por qué no, por sus visitantes.

Es por ello que Holanda lo tiene todo calculado para que sus ciclistas recorran los    mejores lugares del país y con la mejor seguridad y señalización, trazando increíbles senderos o “carriles bici” que llegan a recorrer 20.000 kilómetros y que mostrarán la esencia de la belleza holandesa: preciosos paisajes con vacas, tulipanes, molinos, canales, ríos y localidades históricas que sin duda merecen ser conocidas.

Si estás pensando en visitar Holanda, no dudes en alquilar una bicicleta en cualquier oficina de alquiler, verás cómo es algo que se estila tanto que prácticamente en cada esquina encontrarás una oficina que te facilite una bicicleta. Aunque si no deseas restricciones en el horario, te recomendamos que las alquiles en las oficinas cercanas a las estaciones de trenes ya que cierran más tarde que las demás oficinas de alquiler.

Lo interesante de esta forma de realizar turismo es que Holanda está tan concienciada en que es posible visitar el país en bicicleta, que ha creado innumerables rutas que pasan por otros países de Europa, como Bélgica, Francia, Dinamarca, etc.

Es por eso que las bicicletas pueden transportarse en los trenes en cualquier momento y día durante los meses de julio y agosto, que es la temporada alta de visitas turísticas. Para ello debes comprar tu propio billete y el de tu bici, que el precio ronda los 6 euros. El resto del año suelen poner restricciones, como no poder llevar la bicicleta en el tren en horas puntas como de 06.30 a 09.00 hs am ó por la tarde de 16.30 a 18.00 hs pm. Además, es importante que dejes tu bicicleta en los vagones destinados para ellas.
No lo dudes más, y conoce Holanda y sus maravillosas ciudades practicando el cicloturismo, la forma más cómoda, económica y ecológica de desplazarse, sin depender de nada más que de ti y tus ganas de visitar los diferentes lugares.