Comillas, una villa cántabra entre el mar y la montaña

Con categoría de ilustre villa, Comillas es una de las localidades más bellas de Cantabria. Todo el municipio posee la distinción de conjunto histórico-artístico, y se la conoce también como la “Villa de los Arzobispos”, ya que durante la Edad Media nacieron en esta población hasta cinco prelados.

La población de 2.500 habitantes de Comillas se triplica durante la época estival, visitantes que acuden no sólo por sus playas y calas, su peculiar arquitectura o el entorno natural privilegiado, también por su excelente clima, tanto en invierno como en verano.

Las influencias del patrimonio histórico-monumental de Comillas no son sólo medievales o barrocas, ya que la villa es una de las pocas localidades españolas, fuera de Cataluña, que cuenta con obras arquitectónicas de artistas modernistas, como Antonio Gaudí.

Qué ver en Comillas

Para los amantes de la prehistoria, Comillas cuenta con varios asentamientos prehistóricos y numerosas cuevas en los alrededores con interesantes restos arqueológicos, como la cueva de La Meaza, la del Portillo o la del Castillo.

Para conocer la villa existen dos recorridos fundamentales: el monumental y el modernista. Siguiendo la ruta modernista se pueden descubrir lugares tan emblemáticos como el Capricho de Gaudí, el palacio de Sobrellano, la Universidad Pontificia, la Puerta del Moro, la Capilla Panteón de los Marqueses de Comillas o el sobrecogedor pero atrayente cementerio creado por el modernista Luis Doménech y Montaner, que está rematado por la magnífica obra escultórica de El Ángel Exterminador de Joseph Llimona.

Dentro del recorrido monumental se incluyen el mirador de Santa Lucía, el Espolón, el Ayuntamiento Antiguo, la Casa Ocejo, la mansión El Duque, la iglesia de San Cristóbal o el encantador puerto de la localidad.

Qué hacer en Comillas

Además del rico patrimonio monumental y cultural de Comillas, la localidad cuenta con una gran playa situada en el mismo centro del pueblo, con una calidad y servicios excelentes.

Para los amantes del deporte, existe un centro de turismo activo, Comillas & Aventura & H2O, que está situado en el Paseo de La Playa.

Los que prefieran adentrarse en la naturaleza pueden recorrer, a pie o en bicicleta, cualquiera de las múltiples rutas que atraviesan la villa y sus alrededores, como la ruta marinera, la del Monte Corona o la de la Ermita de San Esteban y el Valle del Río del Mato.

Parada y fonda en Comillas

Tras recorrer la villa, y para reparar fuerzas, la gastronomía típica de la zona ofrece platos integrados por los excelentes pescados y mariscos de la zona, como el arroz con bogavante, o los que incluyen carnes, como el contundente cocido montañés.

Entre los restaurantes de cocina tradicional destacan La Rabia, El Galeón, Gurea o El Secaderu (situado en la Playa de Comillas), y para tapear nada mejor que la zona de la plaza del Corro de Campíos, en el centro de la villa, con un gran número de bares, tabernas y restaurantes donde alternar a base de tapas.

En cuanto al alojamiento, Comillas dispone de hoteles como el Abba Comillas Golf, el hotel Comillas o el Mar (cuatro estrellas); El Tejo y el Marina de Campíos (tres estrellas) o el Dunas de Oyambre y el Joseín (dos estrellas).

No hay que olvidar la sugerente propuesta de la singulares Posadas de Cantabria, un concepto rústico muy cuidado.

Mar, playa, montaña, obras arquitectónicas y un entorno natural privilegiado es lo que ofrece Comillas. Para más información, la Oficina de Municipal de Turismo de la villa se encuentra situada en la planta baja del ayuntamiento.