Fin de año en Rovaniemi, la ciudad de Papá Noel

DSC09100

Existe un lugar donde siempre es Navidad. Una ciudad mágica, que devuelve la ilusión a los más mayores y enloquece a los más pequeños. Bienvenidos a Rovaniemi, capital de la Laponia finlandesa y ciudad por excelencia de Papá Noel. Este destino ya está incluido entre uno de esos viajes únicos e inolvidables, pues bien, está totalmente justificado. Extensos parajes nevados, trineos tirados por renos, motos de nieve, ropa térmica, vodka finlandés, zumo de manzana caliente y un espíritu navideño permanente. Comencemos.

Cuenta la leyenda que Papá Noel y sus elfos vivían en Korvatunturi, a 150 kilómetros al norte de la capital lapona, en el Círculo Polar Ártico. Tras el descubrimiento, este anciano tan ocupado decidió que su casa era demasiado pequeña para recibir tantas visitas, y mandó que le construyeran el Santa Claus Village a 8 km de Rovaniemi, un lugar con todo lujo de detalles donde reunirse con los niños y su padres. Así empezó todo, y a partir de ese momento las leyendas cobraron vida y toda la ciudad decidió crear un conjunto bucólico donde la Navidad fuera el eje central de todas la actividades. Un lugar de ensueño creado para vivir una experiencia única e inolvidable en familia.

Son tantas y tan variadas las curiosidades que podrás ver y realizar en esta ciudad que todas merecen mención. Este safari es espectacular, más aún en diciembre, y es que jamás habrás vivido nada parecido. Ponte gorro y guantes y súbete a la moto de nieve, sí. Este será tu transporte, mediante el cual accederás a todos los puntos de la ciudad. Primera parada, Santa Claus Village.  Descubre el mágico reloj mediante el cual Papá Noel controla el tiempo para entregar los regalos en todos los hogares, conócele, habla con él e incluso llévate una foto de recuerdo. También puedes pasarte por su oficina de correos y ver como sus elfos trabajan duro para que todo funcione correctamente. Además, envía una carta o paquete desde allí con un sello muy especial.

Si la atmósfera ya te ha cautivado, continuemos con el Museo de la Navidad. Un lugar para aquellos que deseen conocer cómo se celebra la Navidad en las distintas partes del mundo, desde tradiciones más curiosas a la gastronomía más variada. El Santa Park será sin duda tu siguiente visita si vas con niños. Sumérgete en un parque de atracciones cubierto de abetos, bolas de colores y un sinfín de diversiones.

Sin embargo, si ya estás saturado de tanta temática navideña, tenemos algo más adecuado para ti. Continúa el safari con un divertidísimo paseo en reno o en huskey siberiano, animales preciosos y casi únicos que viven en las montañas laponas y que son uno de los objetivos más populares de los flashes de los turistas. Si te atreves también podrás disfrutar de esta experiencia de noche, aunque los frondosos y gélidos bosques hacen replantearse esta opción.

Desde los -10  hasta los -30 grados son las temperaturas habituales que en diciembre tendrás en tu visita a Rovaniemi. Para calmar tu temperatura cultural te proponemos un delicioso zumo de manzana caliente y un guiso único de carne de reno y puré de patatas con arándanos. No puedes perderte estos ejemplos de la gastronomía lapona, puede que sea tu única oportunidad, la carne de reno no se exporta a ningún punto del mundo.

Y para culminar el viaje y el año que acaba, disfruta de una entretenida, divertida y muy original fiesta en lo más alto de la ciudad. Un verdadero palacio de hielo donde compartirás pista de baile con Samis, un pueblo asentado en este territorio que vive en armonía con la naturaleza y son grandes anfitriones, con el mismísimo Papá Noel y una larga serie de tradiciones autóctonas con las que dar la bienvenida a un nuevo año con una aventura navideña inmejorable.

Foto/ Tarja Mitrovic