Júzcar: el pueblo pitufo

En el año 2011 debido a la promoción de la película de “Los Pitufos”, el pequeño pueblo de Júzcar, ubicado en el Valle del Genal en la Serranía de Ronda (Málaga) pasaría a convertirse en uno de los municipios más originales de toda España. Y es que cuando Sony Pictures decidió que sería aquí donde se promocionaría el gran estreno, los vecinos de la localidad aprobaron pintar todas sus casas, incluido el cementerio, la iglesia y el ayuntamiento de color azul. Rompiendo así con la tónica tradicional de los pueblos blancos de la zona.

Júzcar pueblo pitufo

Cuando la promoción de la película finalizó, los vecinos decidieron continuar con sus casas pintadas de azul y crearon todo tipo de servicios para satisfacer las necesidades de los visitantes de la zona, tanto establecimientos hosteleros como restaurantes.

Desde entonces Júzcar, que era un pequeño pueblo que recibía un volumen medio de turistas atraídos por el turismo rural y la tranquilidad del lugar, pasaría a ser el “pueblo pitufo”, convirtiéndose en un referente turístico en la zona. De hecho en verano, recibe cada día a un millar de personas, cuatro veces más que su población. Y no solamente es visitada por turistas españoles, sino que por los establecimientos de la localidad han pasado ciudadanos de todo el mundo como Kuwait, Rusia, China, Inglaterra, Alemania, Francia… Esto se debe también a la situación privilegiada de la zona que se encuentra solamente a una hora y media de la capital de la provincia que cuenta con uno de los aeropuertos más importantes de España, con lo cual las comunicaciones resultan excelentes.

Pero el atractivo turístico va más allá de la simple estética de sus casas, ya que además de poder hacerse fotos, el pueblo ofrece a los visitantes una gran variedad de actividades relacionadas con la temática de los pitufos como por ejemplo el mercapitufo donde se ofrecen productos artesanales de la zona.

Pero además de este tipo de actividades, la ciudad sigue manteniendo su carácter su carácter rural y siendo el lugar ideal para aquellos que buscan unos días de tranquilidad en plena naturaleza. Y es que en la zona pueden realizarse una gran cantidad de rutas de senderismo. Sin olvidar que en las inmediaciones existen además unas 150 variedades distintas de setas. Con lo cual además de poder pasar unos días en un pueblo de lo más original, es posible relajarse y disfrutar de uno de los paisajes más bellos de toda España. ¿Y tú? ¿Has estado alguna vez en el pueblo pitufo? ¿Por qué no nos cuentas tu experiencia?