La Nueva York más dulce

magnolia bakery

Macarons, cannoli, tiramisu o creppes. Si hablar de Francia o de Italia es saborear dulces creaciones, sumergirnos en los placeres de la vibrante Nueva York es sin duda digno de los más golosos. Para conocer esta ciudad desde sus postres te proponemos 5 paradas irresistibles en algunos lugares emblemáticos, algunos incluso dignos de la gran pantalla.

El primer lugar donde saborearemos los cupcakes más famosos y variados de la Gran Manzana, es Magnolia Bakery. Sin duda esta es una parada obligatoria para los fanáticos de estas magdalenas tan de moda. Este pequeño local pretende ser una pequeña confitería con olor a pan recién horneado y de carácter íntimo, sin embargo, su creciente fama, la convierte en un hervidero de turistas y curiosos cuando llega el fin de semana. Aunque los cupcakes sean el dulce estrella, también encontraremos sabrosísimas tartas de chocolate, nuez caramelizada y una infinidad de sabores que convencerán a los paladares más exigentes.

Victory Garden es el segundo establecimiento que queremos presentaros. Está situado en el West Village y su producto diferencial es la leche de cabra. Por simple que parezca, mezclado con mucha imaginación, este ingrediente da lugar a ingeniosos, originales y riquísimos postres. La carta nunca es igual en Victory Garden, pero su especialidad, el ‘sof serve’, se mantiene intacta en cuatro versiones: dátil y yogur, caramelo salado, chocolate molido y leche de cabra. Volverás a este entrañable lugar tantas veces pases por Nueva York, siempre tendrán una sorpresa para ti.

Del West Village nos desplazamos a la zona noble por excelencia de Manhattan. El Upper East Side es una zona exclusiva donde conviven familias de clase alta, galerías de arte y boutiques de precios desorbitados, por lo tanto, una pastelería en este barrio no podía ser poca cosa. Lady M Confections es una pequeña pastelería donde el minimalismo del local deja el protagonismo a los coloridos dulces. Prepárate para probar su ‘mille crepes’, un manjar para los paladares azucarados. Se trata de veinte láminas de creppes adheridas con crema pastelera y una deliciosa cubierta de caramelo. Si con leerlo se te hace la boca agua, no podrás resistirte al contemplar su exquisita imagen. Recomendamos no mirar demasiado las vitrinas con una serie interminable de tartas, no sabrás cual elegir.

Para continuar con nuestra dulce selección, nos vamos a un establecimiento de Oscar, pues su chef, Christina Tosi, fue la ganadora del premio a la chef emergentes en los americanos ‘Oscars de la cocina’. Ya son cinco los locales que posee en la ciudad de Nueva York, pero el original, el Milk Bar, se sitúa en el East Village. Esta excelente cocinera asocia su éxito a la incesante imaginación, y es que su creación más valorada es la ‘compost cookie’, una galleta con trozos de diferentes ingredientes. ¿Te atreves?

Ahora sí, ponemos punto y final a nuestro listado con una pastelería de película. Serendipity significa, gran descubrimiento gracias a accidentes casuales. Además de ser una palabra muy inspiradora, es también una de las películas de comedia romántica más vista, la cual cuenta con una escena principal justo aquí, en la última parada. Serendipity es el nombre de esta pastelería, de romántica decoración, distinguidos visitantes y suculentos dulces. Desde que cobrara tanta fama con la película, es casi imposible entrar, pero la espera merece la pena. No olvides hacerte una foto y compartir un ‘Can’t say no, Sundae’. Una merienda en Serendipity es un final de película.

Cinco dulces destinos que están deseando recibirte y que saborees hasta el último postre, ¿podrás resistirte a alguno en tu próxima visita a New York City?

Foto/ Ralph Daily