Ruta por el Rastro de Madrid

Un espacio único, auténtico, popular, alegre y con mil historias en sus tejidos. Hablamos del emblemático Rastro de la capital madrileña. Cada uno de sus puestos y paradas forman parte de la visión más callejera y castiza de Madrid, desde el Cascorro, puerta de entrada, hasta la plaza de Campillo del Mundo nuevo, donde finaliza. Sin embargo, en las calles menos concurridas que atraviesan discretamente las tres plazas principales, se esconden tesoros de los de verdad en puestos de antigüedades de todo tipo. Desde libros o cámaras fotográficas, hasta ropa o muebles.

El Rastro de Madrid presume de tener absolutamente de todo, por lo que solo tendrás que buscar en los lugares correctos para vivir un domingo perfecto en la capital madrileña, y marcharte a casa con bolsas y más bolsas. Quédate con el nombre de estas calles: Carnero y el Callejón del Mellizo. Empezamos el recorrido/la guía.

rastro 4

Los anticuarios son quizás los más concurridos los domingo por la mañana en el Rastro. Desde artículos de decoración a muebles en perfecto estado. Con estética de trastero, prima la autenticidad y el aroma vintage tan de moda. Encuentra piezas únicas y no aceptes réplicas. Dado el boom de esta tipología de puestos, han surgido locales modernos donde crean copias de piezas antiguas. Una estética que se ha extendido en los últimos años, desde las tiendas de ropa, como el local “Siete Mundos”,  a los restaurantes. ¡Lo antiguo está de moda! Os damos dos nombres imprescindibles. El interesante anticuario El 8, y El Transformista, viaja a los años 50 nada más sumergirte en estos encantadores locales.

Algunos de los artículos más buscados por coleccionistas y apasionados son la literatura. Libros con más de una historia en sus páginas que han vivido junto a sus anteriores dueños otras tantas, ahora buscan nuevo dueño. Algunos de los puestos más interesantes son El elefante del Rastro, de larga trayectoria y tradición, y Libro Romo. Este último es quizás el más especial, sus libros son para coleccionistas de corazón, pues todos cuentan con ciertas curiosidades en sus lomos. Para los más “freaks” existen templos del cómic donde comprar, vender o intercambiar. También otros lugares donde adquirir tebeos de colección. Todos tienen espacio en el maravilloso Rastro madrileño.

rastro 2

Aún nos quedan 2 paradas, y no podíamos olvidarnos de los más melómanos. Vinilos, pósters, merchandising y todo tipo de objetos raros y únicos de los grupos y cantantes más míticos. Descúbrelo en paradas como Discos Satélite o Satanas.

Después de una mañana agotadora por el Rastro, nada mejor que finiquitar la experiencia con un buen aperitivo o una deliciosa comida. Entre trastos y tesoros las cañas y tapas son extremadamente necesarias. Para diferenciarse entre ellos, las tabernas y los bares de la zona suelen dividirse por especialidad. Es decir, las tostas extremeñas por excelencia te las tomarás en el Tostas, mientras que el cocido madrileño será en el Malacatín, Continúa la lista con sardinas, caracoles, pulpo y demás delicias en los locales que las abanderan.

Ya tienes plan perfecto para los domingos en Madrid hasta las 14.00 del medio día. Continúa la jornada con las miles de actividades culturales que te ofrece la capital, desde exposiciones a obras de teatro de pequeñas asociaciones. La Latina o Malasaña son buenos puntos de partida. Disfruta de Madrid y no olvides nuestra guía de experiencias por el Rastro.