Nueva Zelanda, un destino de película

Nueva Zelanda es un destino turístico de fantasía donde podemos encontrar unos paisajes insólitos que no existen en otra parte del mundo. Nuestras antípodas, situadas muy cerca de Australia y contrapuestas a España, fascinan y enamoran a todo aquél que decide visitar este país. Es pura fantasía, un viaje en el que las construcciones más emblemáticas son obra de la madre naturaleza. ¡Ver para creer!

Antes de mostraros esos paisajes idílicos debéis saber que Nueva Zelanda está formada por dos islas, la Isla Norte y la Isla Sur. La capital del país es Wellington pero alrededor de las dos islas encontramos ciudades muy turísticas donde el ocio y la cultura permiten al visitante aproximarse mucho más a las tradiciones maoríes, la población más antigua de Nueva Zelanda.

En la Isla Norte encontramos ciudades como Auckland, que es la más grande de todo el país, apta para la vida comercial y empresarial. Se dice de esta ciudad que a pesar de ser la más grande y turística es la que menos expresa la verdadera esencia de Nueva Zelanda, pues para conocer los orígenes más remotos de este país hay que visitar las poblaciones más pequeñas. Para conocer el particular estilo de vida de los neozelandeses habrá que viajar hasta la región de Bay of Plenty donde se aglutinan las pequeñas ciudades rodeadas de una naturaleza sin igual.

Skyline de la ciudad de Auckland

Auckland//Ruth Hartnup

Otras dos ciudades de la Isla Norte que cuentan con su singular encanto son la ciudad de Rotoura y la de Taupo. La primera es un núcleo turístico muy importante porque aparte de sus lagos y parajes naturales, se puede descubrir en ella la máxima expresión y representación de la cultura Maori. La segunda ciudad, Taupo, es excelente para practicar deportes extremos ya que en ella se hallan diversos lagos, termas y cascadas que permiten realizar actividades en ellas que dispararan la adrenalina.

Expresiones artísticas de la civilización más antigua de Nueva Zelanda

Roca Maori en el lago Taupo//Abaconda Management Group

La Isla Sur también cuenta con sus encantadoras localidades, Queenstown, Chistchurch o Mt. Cook, entre otras. Cabe destacar Te Anau y Milford Sounds donde podremos observar los fiordos, numerosas cascadas, grandes montañas y otros espectáculos de la naturaleza. Otro lugar muy impactante  es Glaciers, que cómo bien indica su nombre, está poblada por glaciares en su totalidad.

Esta es una de las excursiones exclusivas de Nueva Zelanda

Excursiones a través de los glaciares//Nick Bramhall

Precisamente por su rica y éxotica naturaleza, Nueva Zelanda es el mejor destino para los viajeros que buscan aventuras y nuevas experiencias. En este país podrás ser testigo de las aguas más azules, estas son conocidas como las Blue Pool Track, se trata de piscinas que se forman debido al transcurso del río Makaora que se encuentra en la costa oeste del territorio neozelandés.

Uno de los ríos más azules del mundo

Río Makaora//Edwin Lee

No se suele aconsejar el baño en el río Makaora, solo cuando el agua está lo suficiente tranquila como para que las grandes rocas no supongan un riesgo para los bañistas. Hay gran cantidad de piscinas naturales repartidas por todo el territorio, una de ellas está en la isla de Upolu, en Samoa y recibe el nombre de To Sua Ocean Trench. Una pequeña piscina formada por la erosión y cuyo resultado es un lugar idílico donde darse un baño muy agradable en aguas cristalinas y rodeado por el páramo más verde.

Se desciende por una escalera para poder bañarse

To Sua Ocean Trench//Simon Clancy

Las aguas de estas piscinas naturales suelen ser muy bajas ya que proceden de los glaciares. Sin embargo, existen otras piscinas que son auténticas calderas de gran belleza. La Champagne Pool, situada en Wai-O-Tapu, en la Isla Norte, muy cerca de la ciudad de Auckland, es un enorme cráter que almacena aguas de unos 75ºC.

Lago de burbujas en Wai-O-Tapu

Champagne Pool//Christian Michel

Atípico y original es la excursión que solo puede hacerse en este país y que te lleva a descubrir los lugares en los que se rodaron las escenas más conocidas de la película de El Señor de los Anillos. Este lugar tiene nombre propio, se le llama Hobbiton y es posible realizar un trayecto turístico en el que te muestran todos y cada uno de los lugares en el que rodaron el film de Peter Jackson y que además, son producto de la fascinante imaginación de J.R.R Tolkien.

Matamata, Nueva Zelanda

Hobbiton en Matamata//Matías Callone

Y de El Señor de los Anillos, a Las Crónicas de Narnia. ¡Si es que Nueva Zelanda es un destino de película! y no es de extrañar que muchos directores cinematograficos se fijen en sus parajes naturales para filmar escenas. En North Otago encontramos lo que en la película se denomina como Las tierras de Aslan y que los neozelandeses bautizaron como Elephant Rocks, sobran las palabras para explicar el porqué de ese nombre ya que es algo que salta a la vista. Este asombroso lugar se encuentra cerca de la ciudad de Duntroon en la Isla Sur.

Enormes piedras que parecen elefantes

Elephant Rocks//itravelNZ®

Sin restar importancia a los grandes picos montañosos,  las grandes explanadas verdes y los cráteres de lava, hay que mencionar las playas. Algunas son totalmente paradisíacas, otras tienen carácter más rural y otras tienen peculiaridades que las convierten en playas únicas. Este es el caso de la playa de Koekohe, donde podemos encontrar gran cantidad de rocas esféricas a lo largo de la costa.

Esferas figuras de roca que recuerdan a huevos de seres prehistóricos

Rocas en playa de Koekohe//Mike Goren

Esta playa  poco o nada tiene que ver con las que encontramos dentro del Parque Nacional Abel Tasman, en la Isla Sur. Playas y paisajes que inspiran calma, tranquilidad y ganas de echarse en la arena, cerrar los ojos y dejarse acariciar por la suave brisa fresca del mar… Estas playas vírgenes se encuentran intactas, una muestra más de lo importante que es para los neozelandeses proteger su hábitat y ecosistemas naturales.

Se halla en la Isla Sur

Parque Nacional Abel Tasman//Joshua Eckert

Nueva Zelanda puede sorprenderte en todos los sentidos  y es que en este país todo se sale de lo común.