El placer de viajar en tren

Con este poema describía Antonio Machado hace décadas la experiencia de viajar en tren por España.Este transporte que comenzó a facilitarnos el placer de viajar realizó su primer recorrido en España en el año 1848 entre las localidades de Barcelona y Mataró. Desde entonces ha llovido mucho, pero la inquietud humana por viajar y conocer mundo no ha hecho más que crecer hasta convertirse en un estilo de vida.

Tren Barcelona Mataro

La primera línea de tren Barcelona-Mataró.

La popularización del coche como medio de transporte privado así como el del avión ha ido relegando los viajes en tren a un segundo plano. Sin embargo, el progreso también ha mejorado este medio de transporte que históricamente ha desprendido un aura de romanticismo a su alrededor.

 

¿Pero qué es eso que tiene el tren que a tantos viajeros nos encandila?

Tren

Imagen de José Pablo Ruiz

Uno de sus encantos es el suave traqueteo del tren, ese balanceo que te hace saber que vas subido a un lince de hierro y acero que te lleva a esas tan esperadas vacaciones. Es la comodidad, tanto si viajas de día como de noche. El tren es ancho –olvidate de esa sensación de ser una sardina en conserva— te puedes pasear, leer un libro, o bien conocer con otros viajeros con quien compartir experiencias, hacer amigos… ¡Quién sabe qué más!

Otro de sus grandes atractivos, sin duda mi favorito, son los paisajes. En apenas unas horas puedes descubrir miles de paisajes distintos. La única pega es que a 300 kilómetros por hora te va a resultar difícil captar una instantánea con tu móvil. Solo tienes que buscarle un sitio a tu maleta, enfundarte esos cascos y escuchar música mientras disfrutas de los verdes del paisaje gallego, o el azul del Mediterráneo.

 

¿A que lo piensas y te apetece?

Pues lo cierto es que tienes decenas de rutas para elegir que ofrecen un plus a lo que ya hemos dicho arriba. Además de los simples placeres de viajar en tren, hay trenes que te darán algo más. Puedes encontrar recorridos culturales, temáticos, para viajar con niños o para los que aman la naturaleza.

El Tren Cervantes es uno de ellos. Une Madrid con Alcalá de Henares en un trayecto de 25 minutos, con interpretaciones de entremeses cervantinos y ofreciendo productos típicos de Alcalá. Una vez allí, ofrecen una visita guiada por los monumentos más importantes explicadas con representaciones.

En Palma de Mallorca nos encontramos con un tren que se abre paso entre montañas y túneles: el Tren de Sóller. Una auténtica joya de más de un siglo de vida que todavía circula por las vías, y que no evoca ni reproduce del siglo XX, si no que pertenece a él. Una hora de recorrido a paso lento pero seguro, con vistas al mediterráneo y  a las bahías de la Isla.

Tren de Sóller, de Xisco Bibiloni

Tren de Sóller, de Xisco Bibiloni

Para los auténticos viajeros que queréis naturaleza en estado puro, este es vuestro tren. En el tren de la montaña leonesa Costa Verde podréis conocer la riqueza natural y paisajística de esta provincia. Las Hoces de Vegacervera, las Cuevas de Valporquero, el Museo de la Minería y Siderurgia de Sabero y el Museo Ferroviario de Cistierna son las paradas de este tren. Un recorrido por la naturaleza olvidada y más escondida de España.

Para los más atrevidos y aventureros, el legendario Interrail es la opción para viajar low cost por Europa. Eso sí, con este viaje las paradas, las rutas culturales, de naturaleza y de ocio las decides tu. Una experiencia única en la que conocer mundo y conocer gente serán los mejores recuerdos que te llevarás a casa.

Ahora que ya conoces las opciones… ¿Estás preparado para comprar el billete?