Sobre ruedas por el litoral mediterráneo

Muchos viajeros han pensado alguna vez en hacer largos recorridos en coche por un país, como la famosa Ruta 66 que atraviesa Estados Unidos. No hace falta irnos tan lejos para hacer un itinerario de ensueño. Las playas del este de nuestra geografía ofrecen unos paisajes dignos de mención y de ser visitados, aunque sea una mañana, un rato o al hacer un alto en el camino durante nuestro road trip.

Si empezamos nuestro viaje desde el norte es inevitable pasar un día de playa en la costa de Girona, en poblaciones como Rosas o Estartit, dos de las localidades más representativas de la Costa Brava. Es muy probable que nos crucemos con alguno de nuestros vecinos franceses ya que muchos de ellos disfrutan sus vacaciones en dicha zona.

Seguimos nuestro camino, y nos paramos a disfrutar no sólo de unas playas fantásticas sino también de un pueblo castellonense con verdadero encanto: Peñíscola. Podremos disfrutar de una visita cultural al castillo y pasar el resto del tiempo en las bonitas playas de esta localidad. Sin abandonar la Comunidad Valenciana nos adentramos en la Costa Blanca, cuyas calas son de los mejor de nuestro litoral mediterráneo. Las calas de roca de Moraira, Jávea o Altea son perfectas para pasar un día sin mucha masificación de gente.

Poco a poco nos vamos adentrando en el sur, pero antes de llegar a la costa andaluza, podemos parar en poblaciones murcianas como Mazarrón, donde encontraremos alojamientos muy atractivos para el turismo de “relax” del tipo balnearios y playas poco masificadas.

Una vez en Andalucía y aunque llevemos ya muchos kilómetros a la espalda, merece de verdad la pena visitar las calas recónditas del Cabo de Gata. Se trata de uno de los pocos parajes naturales que quedan, ya que está declarado Parque Natural y en la actualidad existen fuertes restricciones a la hora de construir. Sus pueblos, antiguas poblaciones de pescadores son auténticas joyas.

Después de pasar por Almuñécar, en la costa granadina, podemos terminar nuestro viaje en Málaga: darnos un chapuzón en las famosas playas de Fuengirola o Estepona, y pasear por el lujoso Puerto Banús, muy cerca de Marbella. Para terminar de disfrutar de la cultura andaluza, a la hora de cenar podemos adentrarnos en la ciudad de Málaga e “irnos de tapas” por cualquiera de sus múltiples bares y restaurantes.

¿Qué te ha parecido la ruta?

No Responses