Tarragona, Mediterráneo en estado puro

La ciudad costera de Tarragona es la capital de su provincia y está bañada por la Costa Dorada. Su fantástico clima mediterráneo y sus espléndidas playas han hecho de Tarragona un destino turístico de lo más apreciado por los viajeros en los últimos años. La playas del Miracle, la de la Arrabassada o la de la Savinosa destacan entre la decena de playas que tiene Tarragona.

Si estás buscando un buen lugar donde pasar tus próximas vacaciones, esta es una opción muy a tener en cuenta porque no sólo cuenta con espléndidas playas, sino que además su cultura milenaria a ido diseñando con el paso de los siglos una gastronomía local de lo más interesante, con productos que poseen su propia denominación de origen certificada, como es el caso del pescado azul de Tarragona. Reserva ahora en uno de los hoteles en Tarragona y descubre los sabores más frescos del Mediterráneo.

Tarragona by Zarateman

Tarragona by Zarateman

En el barrio del Serrallo, un antiguo barrio de pescadores se pueden degustar infinidad de platos de pescado gracias la gran cantidad de restaurantes que tiene la zona. Pero el plato más renombrado de Tarragona es la espineta amb cargolins (lomo de atún con caracoles), un plato de consumo masivo a finales de septiembre, durante la Fiesta de Santa Tecla, fiesta grande de Tarragona declarada de interés turístico nacional.

 Tarragona fue fundada por los romanos a orillas del Mediterráneo en el siglo III a. C. aunque ya desde el siglo V a. C. se sabe de la presencia de los íberos. Debido al conjunto arqueológico de Tarraco, de muy buena conservación y muy extenso en contenidos, tanto en piezas arqueológicas como en edificios y estructuras, Tarragona fue declarada Patrimonio de la Humanidad dese el año 2000 por la UNESCO.

En la misma ciudad de Tarragona, los turistas pueden visitar el anfiteatro y el teatro romano, el circo, el foro colonial y el foro provincial, el recinto de culto imperial y el cementerio paleocristiano, además de las murallas romanas. Y en sus inmediaciones, a menos de diez kilómetros de distancia se pueden ver el acueducto y la Torre de los Escipiones, la villa mausoleo de Centelles y la villa dels Munts, también la cantera de Medol. Un poco más alejado se encuentra el Arco del triunfo de Bará, a veinte kilómetros del centro de Tarragona, aunque merece la pena acercarse a visitarlo.

 Si no te apetece salir del centro, y lo que quieres es relajarte en la terraza de un bar o darte un paseo por la zona de tiendas, entonces la Rambla Nova es la respuesta a tus necesidades. Un bello paseo de casi dos kilómetros de longitud con gratas muestras de la arquitectura de mil ochocientos, originado al expandirse el barrio del Puerto. En la Rambla Nova puedes encontrar las mejores tiendas, distribuidas todo a lo largo entre diferentes restaurantes, terrazas y bares. Una práctica forma de ir de tiendas y pararse a tapear par reponer energías.

Al final de la rambla, en su lado de levante, podemos disfrutar de unas maravillosas vistas desde el mirador del Balcón del Mediterráneo. Son todas estas buenas razones para no dejar pasar la ocasión de visitar Tarragona.