Tren subterráneo o al aire libre que circula por las grandes ciudades.

Cuando visitas una ciudad un lugar que siempre sueles acudir es el metro. Puede ser porque te guste visitar las estaciones para sentir el ambiente  o para llegar con más facilidad y comodidad algunos puntos de la ciudad.

El primer metro del mundo fue el subterráneo de Londres que se inauguro en 1863 con seis kilómetros de longitud. Más adelante se fue extendiendo y además, comenzaron la excavación de túneles en forma de tubo.

Pero cuando acudes a Londres siempre te sueles hacer la típica foto en la que muestra el nombre de la parada. Y es excelente para poderte desplazar por la ciudad.

Otro metro muy significativo es el metro de Nueva York. Que es la segunda ciudad en tener metro. Y es el transporte público urbano más grande de Estados Unidos y uno de los más grandes del mundo.

Es muy curioso el sistema de metro de Nueva York. Cada ruta tiene un color, representando la parte de línea que discurre por Manhattan de la ruta en cuestión; un color diferente para la ruta Brooklyn- Queens. Y además, está marcado como local o expreso. El local es que va parando por todas las paradas de la línea y el “express” para por las paradas más destacadas. Es una forma muy rápida para llegar al destino.

Un metro que seguro que el visitante acude es el metro de Moscú también conocido como el palacio subterráneo. Destaca por tener unas estaciones con una preciosa arquitectura y además, algunas se construyeron más profundas para esconder gente en el caso de una guerra nuclear.

Cabe destacar que el metro nos ha servido para podernos desplazar rápidamente y cómodamente hacia diferentes puntos de las ciudades. Y si encima en sus estaciones observas unas magnificas obras de arte que mejor.