Viajes fuera de serie, conoce los lugares de tus series favoritas

Las series, ese invento audiovisual maravilloso que nos traslada a otras épocas, a otros escenarios, a otros lugares remotos que hacen disparar nuestra imaginación, a otras ficciones y a otras fantasías que poco tienen que ver con la realidad, con la vida misma… Pero algo de realidad sí que tienen y son esos lugares donde tuvieron lugar los rodajes y que se convierten casi sin quererlo en los destinos turísticos más concurridos, precisamente por ser el lugar donde rodaron tal escena o donde se desarrolla toda la trama de una serie en cuestión. Viajar hasta esos lugares te permitirá sumergirte en la trama, adquirir el rol de algún personaje y sentirte parte de la historia que cuentan los protagonistas de nuestras series favoritas. Además alrededor de estos lugares surgen atractivos turísticos que lucen con orgullo la fama que les concede dichas series. 

Lost (Perdidos) – Isla Oahu, Hawaii

La isla de la serie existe

Muchas islas se enfrentaron entre sí para ser el lugar ideal para el rodaje de la serie Lost, (Perdidos). Está claro que no podía ser cualquier isla, sino que ésta debía tener una amplia porción de arena y un bosque frondoso en el interior que guardase multitud de misteriosos rincones. La Isla de Oahu en Hawaii se llevó el premio gordo, algo en el ambiente cautivó a los productores que rápidamente instalaron todo su equipo en esta costa y comenzaron a desarrollar el argumento de esta fantástica serie. Oahu es la tercera isla más grande de Hawaii pero su fama viene dada por la serie de Perdidos, una isla que por muy desierta que parezca en los planos que nos muestran está habitada por 900.000 personas y además es punto de encuentro de muchos surfeadores. El turista puede visitar sin problemas las zonas de rodaje tales como la playa donde se estrelló el avión 815 de Oceanic y donde pasaron los primeros días sus supervivientes intentando encontrar algún sentido al accidente que les había ocurrido. También se puede visitar el valle de Kaawa donde se rodaron las escenas que acontecían en la selva, con todas esas huidas y persecuciones, con todos los misterios o todos esos descubrimientos insólitos que tanto confundían a Jack Shepard y al resto de supervivientes. Este valle además fue escenario clave para el rodaje de películas como Jurassic Park o Pearl Harbour. Otro lugar que atrae a los más fanáticos es Dharmaville, el poblado donde vivían los trabajadores de la iniciativa Dharma y en el que se ven las mismas cabañas de madera que aparecen en la serie.

Con todo esta isla es mucho más que el escenario de Perdidos, es un lugar que ofrece unos paisajes inigualables y desde las montañas se pueden ver los 200 kilómentros de playas blancas y aguas turquesas y agitadas que conforman el paisaje de esta isla hawaiana. Sus playas exóticas y tropicales, bañadas por el Oceáno Pacífico, confinan cada año a más de cuatro millones de extranjeros: la playa de Mokuleia, la de Waikiki, Sandy o la playa de Papailoa son las que más gente atrae por su conexión con la serie y por otros atractivos turísticos como el surf o los bonitos paisajes. Otro lugar digno de visitar es la bahía de Hanauma que es perfecta para bucear y perderse entre los arrecifes y los peces de colores.

Sex and the City (Sexo en Nueva York) – Nueva York

Sexo en Nueva York

Nueva York es el paraíso del mundo cinematográfico, Hollywood es el primero que piensa en ‘la gran manzana’ para los rodajes de series y películas y muchos turistas van a la gran ciudad para rememorar sus momentos favoritos de la pequeña y de la gran pantalla. Central Park ha sido escenario de múltiples rodajes audiovisuales, el Empire State, Madison Avenue, la Estatua de la Libertad, la famosísima Quinta Avenida, el edificio de Wall Street, Times Square o el puente de Brooklyn son los principales lugares que cuando los ves no puedes evitar pensar en alguna serie o película. Sin embargo, si pensamos en esta gran ciudad, la primera filmación que nos viene a la cabeza es “Sexo en Nueva York”, la serie gracias a la cuál hemos descubierto las zonas más de moda, los lugares más exitosos, las tiendas más caras o los edificios más modernos.

Carrie, Samantha, Charlotte y Miranda, subidas en sus taconazos, han recorrido todos y cada uno de los lugares mencionados antes, pero además nos han enseñado lugares que son la creme de la creme, los lugares que envuelven a las personalidades más importantes de la ciudad y es que “Sexo en Nueva York” es todo lujo y exquisitez, pero además te muestran lugares con gran encanto cuya sencillez hará que te enamores perdidamente. Un tour especializado te guiará por los lugares más destacados del rodaje, como la casa de Carrie en el 66 de Perry Street que podría decirse que sus escaleras son las más fotografiadas de la historia por la cantidad de turistas que se dejan caer por aquí y no pierden la oportunidad de posar a lo Carrie en las míticas escaleras que conducen a su glamuroso apartamento. Parte de este tour es la parada en el West Willage donde se encuentran las tiendas de Marc Jacobs, el diseñador que se encarga de todos los detalles del vestuario de las protagonistas. Aquí también encontrarás la tienda de muebles de Aidan o el gimnasio de Charlotte. En el Meatpack Districk se encuentra el restaurante Pastis de los famosos desayunos diarios del cuarteto en el que se cuentan todas las aventuras amorosas así como los cotilleos de la noche anterior. Otro lugar mítico es Midtow Manhattan, ahí está la biblioteca que vio como se casaban Big y Carrie, o el restaurante donde Samantha quedaba con sus adinerados amantes. Manhattan se cuela en cada fotograma de la serie brindándonos momentos únicos pero también Broadway ha sido testigo de cada locura, de cada llanto, de cada carcajada de nuestras protagonistas favoritas.

 Smallville – Burnaby, Vancouver

El lugar en el que vivió Clark Kent

Smalville es la serie que se encarga de representar Canadá por todo lo alto, en esta serie vemos algunos escenarios rodados en Vancouver que reconocemos rápidamente, pero realmente la ciudad de Smallville no existe, es la ciudad de Burnaby la que sirve de decorado durante toda la serie y es también donde se encuentran los estudios donde se encargan de grabar las escenas que requieren muchos efectos especiales. Algunos lugares que encontramos en la serie son: la Mansion de Lex Luthor que en realidad es el castillo Hatley ubicado en la isla de Victoria, aunque hoy en día es propiedad del Estado canadiense y alberga la Universidad Militar “Royal Roads University”. La calle principal de Smallville donde se desarrolla gran parte de las escenas de esta serie de ciencia ficción es en realidad la calle principal de Cloverdale. Otro lugar mítico es la cafetería Talon donde normalmente se reúnen los protagonistas, pero este lugar no es un café sino un cine situado en Cloverdale. El instituto de Smallville es la “Technical Secondary School” de Vancouver, y más tarde las escenas de instituto las grabaron en “Templeton Secondary School”. Otro escenario que se repite en innumerables ocasiones a lo largo de la serie es la granja de los Kent, esta granja es propiedad de la familia Anderlini, un matrimonio cuyo apellido lleva generaciones haciendo funcionar esa granja que por arte de magia se convirtió en un escenario fundamental para la serie. Los exteriores son perfectos para ambientar las escenas que tenían lugar en esta granja, sin embargo los interiores se grababan en el estudio de Burnaby. Cabe destacar además que muchos planos que aparecen en algunos capítulos fueron filmados en algunos lugares donde también se grabó la película X-Men.

La ciudad de Burnaby es perfecta para el rodaje de casi todas las escenas de la serie de Smallville gracias a la diversidad de paisajes que ofrece como granjas, castillos, calles y edificios que le dan esa imagen metropolitana a la ciudad ficticia. Sin embargo, muchas otras escenas se han rodado en los estudios pues requerían de construcciones muy específicas ya que necesitaban escenarios prefabricados y una buena dosis de efectos especiales para conseguir el resultado que nos muestran: una serie de acción y fantasía que evoca al moderno SuperMan de Smallville encarnado por Tom Welling.

 Downton Abbey – Hampshire, Inglaterra

Viaja al más puro estilo inglés

Mansiones señoriales, castillos, palacios y casas solariegas repartidas por la geografía británica han sido el escenario perfecto para la serie de Downton Abbey. El Castillo de Highclere en Berkshire, al sureste de Inglaterra, fue la residencia situada en pleno campo donde el Conde y la Condesa de Carnarvon disfrutaban de los otoños y de los largos inviernos desde el año 1878 que fue cuando acabó su construcción. En la serie de Downton Abbey, este impresionante castillo de 24 kilómetros cuadrados resulta ser la residencia de la aristocrática familia Crawley, una enorme casa de campo victoriana de estilo isabelino donde tienen lugar todos los dramas de la familia que habitan ese edificio desde el año 1679. Actualmente este castillo está abierto a todo el público y salvo por la vestimenta el visitante puede sentirse parte de la época y miembro de la familia Crawley, fantasear con una de las tantas historias que ocurren entre esas impetuosas paredes de piedra, pasear por los extensos jardines y parques y sumergirse entre las calles del pueblo de Bampton, en Oxfordshire que da vida al ficticio pueblo de Downton Village que podemos ver en la serie donde se grabaron la mayor parte de las escenas exteriores, podemos reconocer la iglesia de St. Mary o la Biblioteca Municipal. La entrada al castillo de Highclere cuesta 16 libras para los adultos, que son 20 euros, y 9,5 para los niños, que son 11 euros.

El éxito de la serie ha multiplicado las visitas al castillo de los condes de Carnarvon, de hecho, la empresa Brit Movie Tours realiza un toir denominado “experiencia Dowton Abbey” para que todos los seguidores de la serie que decidan viajar al lugar donde se rodó puedan conocer todos los escenarios. Este tour dura tres días e incluye la estancia en hoteles de la misma época para que te sientas parte de universo de Downton Abbey. Por otra parte el hotel The Carnavon Arms también es una muestra del festichismo eduardiano que no dejará indiferente a nadie y es donde se alojaba el equipo de actores durante los rodajes. Desde este hotel se puede ser testigo de las increíbles vistas y paisajes rurales de Berkshire.