Descubriendo Egipto a través del Nilo

Uno de los recorridos más históricos y apasionantes que se puede hacer supone montarse en un gran barco y realizar un crucero siguiendo el curso del río Nilo. Éste es uno de los ríos más grandes del mundo que recorre Egipto por sus principales ciudades, el caudaloso afluente cuenta con varias cascadas que se precipitan al vacío y que en la antigüedad fueron un magnífico recurso para impedir las invasiones de otros imperios que intentaron cruzar el río y conquistar la exótica tierra egipcia. Sin el Nilo, Egipto sería un lugar completamente desértico, por eso se le llama “la joya de Egipto”, porque baña todo el territorio y da vida a todo el país.

Te mostramos el magnífico recorrido por Egipto a través de este río, un trayecto en el que podrás descubrir las ciudades de Lúxor, Asuán y El Cairo. Los principales atractivos turísticos que podremos observar con auténtica devoción son las distintas pirámides, los colosales templos y las elegantes esfinges. Atrévete a realizar un viaje lleno de contrastes, bajo un cielo por momentos anaranjado, a ratos azulado, por un río color esmeralda, por un desierto de oro y por unas ciudades que presentan gran diversidad de colores, de brillos y de contrastes.

Templo de la faraona Hatshepsut

Uno de los templos más grandes e impactantes construido en honor a la faraona Hatshepsut

Zarpando desde Lúxor

Este viaje de ocho días, completamente organizado, ya que hablamos de un pack que lo incluye todo, comienza en el aeropuerto. Desde tu país de origen hasta la mítica ciudad de Lúxor, lugar donde comienza la emocionante travesía por el Nilo. Lúxor es la antigua ciudad de Tebas, en la antigüedad los griegos bautizaron así a este territorio por su parecido a las ciudades de Grecia. Pero los árabes la nombraron Lúxor que significa “palacio con mil puertas”. Aquí podremos visitar los monumentos y templos más emblemáticos de Egipto ya que esta ciudad fue capital del país hace mucho tiempo. En el paquete de viaje se incluyen visitas a los diferentes lugares turísticos:

La elegancia de los templos de Lúxor y de Karnak

El templo de Lúxor es uno de los más elegantes que puedan existir, dedicado al dios egipcio del viento, Amón. Mandado a construir por los faraones Amenhotep III y Ramsés II. Está comunicado con otro gran templo, el de Karnak, por medio de una vía custodiada por esfinges que recibe el popular nombre de “la avenida de las Esfinges”. El templo de Karnak es el más grande de Egipto y en su interior hay un templo que rinde culto al dios Amón.

Impresionante Templo de Lúxor, de los más elegantes de Egipto

Templo de Lúxor

Valle de los Reyes y Valle de las Reinas

Aquí se hallan las tumbas de los faraones más importantes de Egipto, aún a día de hoy siguen desenterrándose nuevas tumbas que guardan descubrimientos muy interesantes acerca de la vida de los faraones. Por tanto se trata de la necrópolis más importante que junto al Valle de las Reinas, donde se encuentran las tumbas de reinas y príncipes, suponen dos de los lugares más impactantes de todo el trayecto por el Nilo. En el Valle de los Reyes se encuentra la tumba del gran faraón Tutankamón, uno de los descubrimientos arqueológicos más interesante e importante a nivel mundial.

El valle donde se encuentran las reinas y príncipes

Tumbas en el Valle de las Reinas

Templo de Hatshepsut y los Colosos de Memnón

Éstas son las últimas dos visitas antes de marcharnos de Lúxor. El templo de la faraona Hatshepsut tiene gran importancia porque es el templo dedicado a la única mujer que reinó en Egipto. Tras su muerte, su hijo, Tutmosis III, destruyó todas las esculturas y relieves que glorificaban a su madre ya que ésta le arrebató el trono años antes. Otro lugar digno de ver antes de partir hacia la ciudad de Asuán son los Colosos de Memnón.

Enormes estatuas que representan al faraón Amenhotep III

Colosos de Memnón en honor a Amenhotep III

De camino a Asuán: Templos de Edfu y Kom Ombo

Ya de camino a Asuán merece la pena hacer un alto en el camino para poder ver con tranquilidad otros dos templos, uno de ellos, el templo de Edfu, dedicado al dios halcón Horus, es el mejor conservado y uno de los más importantes que encontramos en Egipto. El otro templo es el de Kom Ombo, construido para honrar al dios cocodrilo, Sobek.

Dedicado al dios halcón Horus

Templo de Edfu, el mejor conservado de Egipto

La tranquila ciudad de Asuán

La ciudad de Asuán, situada al sur del país árabe, es un lugar con paisajes idílicos donde poder descubrir las míticas hazañas antiguas de Egipto. A destacar la gran presa de Asuán, considerada como una maravilla de la ingenieria moderna. El lago Násser también es un reclamo turístico muy importante. Asuán es una ciudad tranquila por la cuál pasear sin ninguna prisa, los paisajes tan espectaculares que ofrece esta parte del Nilo obligan a detenerse y a observar con detenimiento cada tramo del río, cada isla y, por supuesto, cada construcción que encontramos a nuestro paso.

Las visitas programadas durante la estancia en esta ciudad no te dejarán indiferente, puedes contratar otras excursiones opcionales para conocer más a fondo Asuán, pero no puedes pertederte la visita al Templo Philae y la extraordinaria excursión al complejo faraónico Abu Simbel, ésta es opcional pero debería ser una visita obligada para todo aquel que vaya a la ciudad de Asuán. Además, por si sobra tiempo antes de emprender el viaje hacia El Cairo, también se puede aprovechar para visitar el Museo de Nubia, la isla Elefantina o el obelisco inacabado.

Colina faraónica

Complejo faraónico Abu Simbel//Riccardo Ravelli

El gran esplendor de El Cairo

Los tres últimos días en Egipto se dedican a patear de extremo a extremo la agitada ciudad de El Cairo, capital del país. Abandonamos la tranquila Asuán para conocer una de las ciudades más concurridas del mundo y donde parece ser que el tráfico funciona de manera totalmente diferente al resto del mundo, así que habrá que andar con mil ojos para no acabar atropellados. El Cairo es una ciudad que está en continuo movimiento todo el día, podemos realizar las excursiones durante las horas de sol, pero también es aconsejable visitar algunos templos durante la noche pues la belleza es aún mayor.

Por supuesto, lo primero que visitaremos son las grandes e impetuosas pirámides de Giza, una de las siete maravillas del mundo entero que te dejarán completamente impactado por su grandeza y su perfección. Esta excursión dura toda una mañana y el resto de la tarde se puede emplear para visitar la antigua ciudad de Memphis, o la necrópolis de Sakkara.

Pirámides de Giza

Pirámide de Keops y esfinge

El penúltimo día antes de dejar este increíble país y coger un vuelo de retorno a casa, lo dedicaremos por entero a conocer El Cairo. Aquí podremos descubrir los lugares más emblemáticos de la ciudad, como bazares, plazas y mercados, así como museos. La ciudadela de Saladino, la Mezquita de Alabastro, el Mercado de Khan el Khalili, el Museo Egipcio y el Barrio Copto. Estos son algunos de los lugares turísticos de gran interés donde a parte de conocer un poco mejor la historia, la cultura y la arquitectura egipcia podrás realizar tus últimas compras y probar los productos típicos.

Mercados de la ciudad

Sabores y olores de El Cairo

Después de ocho días de no parar a través de Egipto, navegando por el Nilo, recorriendo el vasto y árido desierto y visitando las construcciones que las antiguas dinastías e imperios de los faraones levantaron para reflejar bien su poder e influencia, es hora de volver a casa. Para los que tengan ganas de más y no quieran marcharse aún existen algunos trayectos alrededor de este país árabe que dura hasta quince días y donde podrás conocer aún más cosas sobre este lugar tan emocionante.

¿A qué estás esperando? Egipto te recibe con los brazos abiertos, un lugar que hay que visitar una vez en la vida para impregnarse de la magia y de los contrastes que envuelven a este precioso lugar. No te lo pienses más y reserva tu crucero a través del Nilo, la joya de Egipto.