Viaje a Formentera con peques

Es la isla más pequeña de las Baleares, uno de esos rincones que recibe año tras año miles y miles de turistas. La mayoría se trata de jóvenes en busca de tranquilidad, de unos parajes magníficos y un ambiente muy distinto al de la afamada Ibiza y las espectaculares fiestas que se viven en la grande de las pitusas.

La_Mola_de_Formentera

¿Cómo traer a los peques de vacaciones? A pesar de estar en plena temporada alta del turismo en las Baleares y la inevitable masificación de la zona los peques y los papis merecen disfrutar de un merecido descanso en las paradisíacas playas de Formentera, estrenar los bañadores de niño de los peques y hacer los paseos y excursiones en bici por los rinconcitos que esconde la isla.

Tendrás la opción de hospedarte en hoteles de toda índole o escoger otros modos más económicos y adaptados a la economía familiar, como pueden ser los bungalows y apartamentos pequeñitos con dos o tres habitaciones, ideales para traer a los peques y que disfruten de la isla.

¿Qué ver en Formentera?

No se puede visitar esta isla y no ir siquiera a las playas de Migjorn o la de Illetes, con una arena blanca y una limpieza casi impoluta.

El Faro de la Mola, situado en un alcantilado sobre 200 metros por encima del mar y desde el cual podrás disfrutar de unas magníficas vistas sobre sobre el mar y un entorno natural envidiable.

Durante los años 60 las esencias hippies se apoderaron de las islas y desde entonces Formentera conserva ese aire de misticismo y bohemio en muchos de sus parajes. Actualmente sobreviven los mercadillos que nos recuerdan ese ambiente y espíritu.

Hacer deporte y Formentera van de la mano. Ir con los peques, que aún pueden ir con los bañadores de niño puestos, en bici a recorrer algunos de los lugares más emblemáticos de la isla puede ser uno de esos instantes divertidos y maravillosos para que disfruten de los paisajes más espectaculares de la isla mientras hacen ejercicio.

Platja_Trucadors

Las Calas de Formentera y el Faro del Cap de Barbaria

Dentro de los múltiples rincones que hay para visitar en Formentera se encuentran las Calas de Formentera, con una belleza inusitada y perfectas para que los peques prueben los bañadores de niño que puedes comprarles aquí, y el Faro del Cap de Barbaria, a la que se puede llegar a través de una estrecha carretera. Lo más atractivo del lugar (recordada por la película Lucía y el sexo) es, sin duda, la Cova foradada.